.:: OTROS RELATOS ::.

   "Sexo, drogas y diversión con nuestras compañeras del instituto (3)"..

 

 Era la ostia la sensación de frotarle mi polla y huevos a esas dos zorras por sus tetas, me acercaba a ellas, ponía sus cabezas contra mi cuerpo y movía mi cintura como si estuviera bailando un hula-hop. Sentía en mis huevos el calor de sus tetas, de su pecho, de sus cuellos.... ¡era fantástico!.

 Tenía la polla dura como el acero, estaba empalmadísimo, al 100%, no solo por la calentura, sino gracias a que me puse un poco de farlopa en el capullo. De vez en cuando les daba fuertes pollazos en las tetas, les zurraba con mi dura porra, aunque procurando no hacerles daño, puesto que me estaba empezando a dar cuenta que estas tías estaban empezando a disfrutar bastante de esta situación.

 Se acercaron Francis y Carlos y empezaron a pajearse mirando lo que yo hacía, mientras le daban profundas caladas a cigarros de coca. Me aparté de las chicas y ellos se pusieron a hacerles lo mismo que yo, frotaban sus pollas contra sus tetas, les metían mano, les refregaban los cojones por todos lados.

 Carlos me pasó el cigarro y dijo:

 - "Hey, yo voy a destaparles las bocas a estas putas, ellas ya saben que si gritan tendrán problemas, además yo creo que estas llevan ya un rato disfrutando de todo esto".

 Todos estuvimos deacuerdo en destaparles las bocas, así que Carlos les quitó la cinta aislante y después acercó su polla a los gruesos labios de Fátima, haciendo lo mismo Francis con Teresa.

 Ninguna de las dos puso cara de asco ni mostró rechazo cuando las pollas de mis colegas se posaron en sus bocas, y además, ellas mismas sacaron sus lenguas, sin que ellos les dijeran nada, y por propia iniciativa empezaron a darle lametazos a las pollas.

 Podía apreciarse que ya no estaban asustadas, ni siquiera nerviosas, comenzaron a chupar las pollas muy lentamente pero por propia iniciativa, las lamían cada vez con más pasión. Me llamó mucho la atención el cambio de Teresa, ya que engullía la polla de Francis por completo, le estaba haciendo  un mamazo de película...

 Comencé a flipar más de lo que ya estaba flipando, las dos niñatas eran dos zorrones de cuidado, iban de estrechas pero reálmente estaban hambrientas de polla... y ya no oponían ninguna resistencia. Menudo morbazo ver el cambio de sus rostros, al principio era de pánico y ahora no veas que caretos de guarras ponían... y no lo disimulaban, eso era lo mejor de todo, que ya no disimulaban que eran unas calentorras.

 - "Me caaago en Dios, qué pedazo de mamada me está haciendo esta zoorraaaaa!!!!!!!!!!!".  Este comentario lo hizo Carlos, a punto ya de correrse en la cara de la puta de Fátima, la cual además le acariciaba el culo y la espalda a mi colega mientras se engullía su polla.

 Sergio estaba a mi lado, sentado en una silla mientras se hacía una paja lentamente, disfrutando de la escena. Esperó a que Carlos descargara su leche sobre Fátima, y se acercó y comenzó a lamerle el coño, mientras la guarra se relamía la leche que tenía por los labios y toda la cara. Luego limpió la polla de Carlos, este se apartó y siguió disfrutando de la mamada de coño que le estaba haciendo Sergio.

 Carlos se acercó a mí, con una cara de satisfación que no veas, y me comentó:

 - "Que flipe tio, que flipe, la zorra esa me ha hecho la mejor mamada que me han hecho nunca, esto es la polla, estas tias están mas salidas que nosotros, hemos triunfado tio, hemos triunfado!!!!".

 - "Ya te digo colega, vamos que yo ni me lo creo todavía... ¡¡ostia mira, mira Carlos por favor, mira ,que la puta se está pajeando el coño ella mismaaaa!!!".

 Eso ya si que me puso como un burro, pero como un burro... sentía que me iba a reventar la polla, la Fátima se estaba pajeando como loca mientras le mamaba la polla a Francis, el cual estaba empezando a soltar leche en la cara de ella.

 Fátima sacaba la lengua, intentando recoger con ella la mayor parte de leche posible... Yo sinceramente no daba crédito a lo que estaba viendo, la niñata se pajeaba el coño como loca y sacaba la lengua con los ojos cerrados, por fin estaba liberando esa puta que había dentro de ella.

 Francis arqueaba su cuerpo del gustazo de la corrida, giró su cabeza hacia nosotros y dijo:

 - "Joder colegas...¿pero vosotros estais viendo esto?", refiriéndose al pajote que se estaba haciendo Fatima, la cual además siguió con su tarea aun despues de haberse terminado de correr Francis.

 - "Estas dos zorritas se están portando bien y tenemos que recompensarles de algún modo, yo creo que deberíamos desatarlas y empezar a disfrutar como dios manda, sin que sus cuerpos estén atados ni nada de eso, ahora va a comenzar lo bueno, nos las vamos a follar de todas las posturas posibles... y vamos a hacerlas gozar como dos putitas se merecen!", dije yo.

 Total, que decidimos desatarlas, pero antes nos metimos un rayote cada uno. Ellas no dijeron nada cuando las desatamos, simplemente se quedaron sentadas, sin casi moverse, y ambas se miraron. Me fijé bien y cuando se miraron observé una media sonrisa en sus caras... las muy putas se lo estaban pasando bien, eran dos putas salidas, que como muchas otras chicas, van de estrechas por la vida pero no hay cosa que más les guste en este mundo que una polla.

 Les ofrecimos bebida y nos pusimos a hablar con ellas. En verdad al principio apenas decían nada, contestaban solo con monosílabos, se les veía avergonzadas, pero poco a poco, gracias al whisky, se fueron soltando y empezaron a hablar más.

 - "...Sí, al principio yo la verdad estaba muerta de miedo, pero fuí dándome cuenta que no me iba a pasar nada malo, que sois chavales normales a los que simplemente se les ha ido un poco la olla, y que aunque nos amenazarais no ibais a ser capaces de hacernos nada...que simplemente estais supersalidos y quereis follar como sea", comentó Fátima.

 - "Bueno... entonces todo de puta madre no? me alegro que no penseis que somos unos cabrones, os prometo que en lo que queda de noche, os vamos a hacer disfrutar a tope", dijo Carlos.

 - "Hombre, un poco cabrones sí que sois, pero vamos, que podeis estar tranquilos, no le vamos a contar nada de esto a nadie, nosotras tambien estamos bastante salidas, y no nos importa seguir con este juego, no solo esta noche, sino cuando vosotros querais podemos quedar y... en fin que cuando os apetezca un poco de marcha nosotros estaremos dispuestas", dijo Teresa.

 - "De puta madre tías, de puta madre, y perdonad si en algún momento se nos ha ido un poco la mano y os hemos hecho daño....", comenté.

 Entre el subidón de la coca y lo que estaba escuchando por la boca de Fátima y Teresa, estaba que creía que se me iba a salir el corazón o algo. Nos esperaban horas de sexo desenfrenado, ahora con la colaboración voluntaria de ellas, tenía suficiente leche en los cojones como para estar corriéndome hasta las 8 o las 9 de la mañana.

 - "Podíamos hacer una cosa, y es empezar como si nada hubiera pasado, empezar de nuevo pero poco a poco, en plan tranqui", comentó Sergio.

 - "Pues sí colega, es buena idea, a mí por ejemplo me molaría que os pusierais los tangas y que nos pusierais cachondos con movimientos sensuales, bailando como si fuerais gogos... sin quitaros los tangas... haciéndonos sufrir un poquito", dijo Carlos.

 - "Ummmm eso me pone chicos, eso de calentaros y ver como os tocais las pollas mientras bailo y me muevo como una zorrita... uff me pone a cien", dijo Fátima mientras miraba a su amiga, como buscando también su opinión sobre esto. Teresa no dijo nada, simplemente la miró y se rió del comentario de su amiga... pero vamos, que se veía que a ella le iba el mismo rollo.

 Les preparé otro par de cubatas mientras Carlos hacía unas rayitas para todos, incluyendo para ellas. Nunca habían probado la coca, pero esa noche estaban dispuestas a todo, y aunque al principio no querían, no tuvimos que insistirles mucho para que se metieran las rayas.

 Me puse cachondo viendo como las dos putas se metían las rayas, ya se habían puesto los tangas pero tenían las tetas al aire, y era muy morboso verlas a las dos niñatas con las tetas colgando y aspirando coca. Uffff, queridos lectores de MorboCornudos.com, cada vez que lo recuerdo se me cargan los huevos de leche y me tengo que cascar un pajote.

 Total, que pusimos una sesión de música house muy guapa y las dos se pusieron a bailar... ¡¡dios era la ostia verlas bailando moviendo esos culazos con los tangas puestos!! Se nos pusieron los rabos a tope, las mirábamos y comentábamos entre nosotros lo zorras que eran, mientras nos tocábamos la polla y empezamos a cascarnos pajas, pero muy lentamente, sin prisas, saboreando los cubatas y super agusto de lo buena que era la coca del Manfi.

 Menudo bailoteo se estaban marcando, a veces se acercaban a nosotros, nos ponían los culos cerca y luego se alejaban y seguían bailando. La coca las había puesto disparatadas, se movían como si fueran auténticas gogós...¿qué digo gogós?, se movían como jodidas putas!. En un momento dado, se acercaron la una a la otra y se dieron un pico en los labios...

 Francis y yo nos dirigimos a ellas, les dimos una palmada en el culo y les frotamos las pollas mientras que con las manos les sobamos las tetas... pero las muy perras se apartaron y siguieron bailando. Sergio y Carlos se pusieron a nuestro lado, estábamos los 4 allí de pie mirando fijamente a las dos zorritas, las cuales nos miraban a nosotros con ojos de vicio y alternaban el baile con posturitas provocativas.

 No pude evitar acelerar el ritmo de mi paja, sobre todo despues de ver el pedazo de morreo que se pegaron las dos. Sí, las hijas de puta se pegaron un morreo que no veas, se comieron las bocas durante al menos 30 segundos seguidos... Eso ya fue demasiado para nosotros, así que poco a poco fuimos acercándonos a ellas hasta que las arrinconamos en la pared.

 Cuando estábamos a solo un metro de ellas, se dieron la vuelta, apoyaron sus manos en la pared y pusieron el culo en pompa hacia nosotros. Yo me arrodillé bajo el culazo de Fátima, le aparté el tanga y le metí la lengua hasta el fondo del coño.

 Comenzó a suspirar de placer, yo le metía la lengua a tope, me follaba su coño con la lengua...  De su boca empezó a brotar únicamente una palabra : "Sigue, sigue, sigue, sigue....". Yo no paraba, cada vez le metía la lengua con mayor rapidez, era muy excitante escuchar gemir a esa zorrita y que me dijera que siguiera!.

 Miré hacia el lado y ví la lengua de mi colega Sergio trabajándole el coño a Teresa, que estaba solo a medio metro de nosotros en la misma postura que Fátima. A mi la verdad me gustaba más el coño de Fátima, era más grande, más abultado, soltaba más flujo... no sé, a mi me gustaba más.

 A continuación, ya que ellas estaban cansadas de estar de pie y nosotros de estar ahí de rodillas, decidimos cambiar de postura y adoptamos el 69, estando nosotros debajo de ellas y ellas encima. Ahora yo ya no solo le comía el coño a Fátima, sino que le metía tambien la lengua hasta el final del culo, mientras sentía como mi polla era devorada por su boca...

 Joder como movía la lengua la hija de puta, me daba lametones en los huevos, recorría toda la polla hasta la punta del capullo, y cuando creí que ya no podía soportar más placer...¡sentí su lengua en la entrada de mi culo!.

 Eso si que no me lo esperaba, jamás me planteé que esa puta pudiera chuparme el culo por voluntad propia... pero así fué, comencé a sentir como su lengua penetraba cada vez más en mi culo, y lo alternaba con chupadas en mis huevos, a la vez que con una mano me pajeaba la polla...

 Carlos estaba junto a nosotros, cascándose un pajote y intentando meterle mano en las tetas, así que yo para facilitárselo lo que hice fue ponerme de cuclillas encima de la cara de ella para que mi colega tuviera sus tetas y cuerpo a su disposición. .

 Joder, qué gustazo, nunca había sentido tanto placer en mi vida, no veas como movía la lengua la muy zorra, me chupaba los huevos, el culo, la polla... y como es lógico, no pude resistir mucho tiempo más y de mi cipote salió disparada una considerable cantidad de leche que cayó en toda su boca y cara, y fijaros si la tía era guarra que despues de correrme me metió la lengua en el culo y me siguió pajeando, pero yo le tuve que decir que por favor parara, que necesitaba beber algo y tomarme unos minutos de relax, y la dejé allí con Carlos.

 Me eché un pelotazo y me lo bebí tranquilamente sentado en una silla observándolos a ellos. Fátima le estaba haciendo una cubana a Carlos mientras ella se masturbaba el coño frenéticamente. Le pidió que por favor se la follara ya, que tenía el coño echando fuego, así que él se la clavó en el coño y se la empezó a follar, aunque el pobre no aguantó mucho y al poco tiempo se la sacó y se corrió en sus tetas. Estuvieron unos minutos besándose, luego vinieron donde yo estaba y nos metimos un buena raya cada uno.

 Francis y Sergio se estaban follando a Teresa, Francis por la boca y Sergio por el coño. Se la estaban follando como animales, era reálmente curioso lo fuerte que se escuchaba el ruido de los cojones de Sergio chocando con el coño de Teresa, y Francis le metía la polla en la boca a un ritmo bestial, como si se estuviera follando un coño.

 Cuando estaban a punto de correrse, Sergio se la sacó del coño y se puso a pajearse encima de su boca junto a Francis, hasta que practicamente a la vez se corrieron en su boca.

 Menuda fiesta nos estábamos montando allí, sí señor, la mejor fiesta de mi vida, a veces dudaba si reálmente estaba ocurriendo o se trataba de un sueño, pero afortunadamente era real, no cabía duda que era real sobre todo por el dolor de polla y huevos que tenía de tanto correrme. Miraba a mis colegas y era un puntazo verlos con esas caritas de felicidad, nunca había visto esa expresión en sus rostros, era reálmente gracioso.

 Estuvimos un rato descansando, charlando, bebiendo y metiéndonos rayas. Fátima y Teresa flipaban con la farlopa, nos dijeron que no sabían que eso era tan guay e incluso nos estuvieron preguntando que a ver donde podían ellas comprarla cuando se les apeteciera porque les había encantado.

  Lamentablemente se estaba haciendo demasiado tarde, debían ser sobre las 7 de la mañana y Carlos comenzó a sugerir que debíamos ir pensando en irnos del garage, antes de que la calle se empezara a llenar de gente, para evitar que nos vieran salir de allí. Además por lo visto había un hombre que vivía en el edificio de al lado que salía a pasear al perro por las mañanas y conocía a su padre y era un chivato.

 Teníamos pensado seguir la fiesta en otro lugar, estuvimos un rato barajando posibilidades pero no se nos ocurría ningún sitio donde poder estar tranquilos, así que al final decidimos irnos cada uno para nuestra casa. Antes de despedirnos, Teresa comentó que sus padres se iban por la tarde a visitar a unos familiares y nos invitó a su casa, y quedamos en vernos allí para fumarnos unos porros y beber unas litronas en plan tranqui.

 Yo acompañé a Fátima hasta el portal de su casa, nos dimos un buen morreo de despedida y quedamos en vernos en casa de Teresa. La verdad es que Fátima me gustaba, me gustaba mucho, y yo a ella tambien, así que por la tarde en casa de Teresa le dije si quería salir conmigo, a lo cual me contestó afirmativamente.

 A partir de ahí, comenzamos una maravillosa relación amorosa, pasábamos todos los días juntos, estábamos enamoradísimos y seguimos estándolo, pues hoy en día, 3 años despues, aun seguimos juntos y tenemos pensado casarnos en cuanto me hagan fijo en la empresa donde trabajo.

 En próximos relatos os contaré otras historias morbosas que he vivido junto a Fátima y mis colegas.

 El mago empalmado.  

Contactos reales con gente de tu ciudad:

[ PULSA AQUÍ PARA VER MÁS CONTACTOS Y REGISTRARTE GRATIS ]

 

 

La web de los cornudos

Sólo para adultos

   [Añadir a favoritos]

   [Recomendar esta web]

   [Envíanos tus fotos]

 

Muy recomendado :