.:: RELATOS DE CORNUDOS ::.

  "Disfruto viendo a mi esposo con hombres".


 

 Hola, soy Ximena, tengo 35 años y disfruto viendo a mi esposo teniendo sexo con hombres.

 Mi mejor amigo Raúl es peluquero y siempre me ha parecido tremendamente sexy, siempre que me corta mi cabello me cuenta de sus experiencias sexuales con su novio… Y eso me pone a mil!!! Por eso empecé a fantasear con la idea de que mi esposo tuviera relaciones sexuales con un chico, pero no sabia como planteárselo puesto que el no es gay. Por eso decidí pedirle concejos a Raúl y puse mi plan en marcha!!!!

 Era el cumpleaños número 38 de mi esposo Carlos, lo recibí del trabajo con una torta y festejo con nuestros hijos y amigos. Cuando termino la fiesta, acostamos a los niños y nos encerramos en nuestro cuarto. Carlos empezó a besarme pero yo le dije que aún faltaba un regalito. De atrás de la almohada saque una caja de regalo y Carlos emocionado lo abrió. De adentro saco una diminuta tanga roja de hilo dental para hombre.

 CARLOS: ¿Y esto?
 XIMENA: ¿Te gusta?
 CARLOS: Pues… Es raro, no sabia que te gustara esto.
 XIMENA: La verdad me encantaría vértela puesta.

 Carlos se sonrió y se despojo de su pantalón y dándome la espalda se puso la tanga roja. Sus nalgas se veían divinas!!! En seguida Carlos no pudo ocultar su erección.

 XIMENA: Me encantas mi amor, te ves precioso… ¿Te gusta?
 CARLOS: Se siente extraño en medio de las nalgas…
 XIMENA: Te gusta? Lo sientes ¿Rico?
 CARLOS: ….Si… Me gusta… Me veo bien no?
 XIMENA: Divino mi amor!!!

 Tome a Carlos y le hice el amor como hacia tiempo no lo hacíamos, pasaron los días y pronto convencí a mi marido de que ya no usara boxers si no solamente tangas de hilo dental. Fue así como comenzó todo!!

 El hilo entre las nalgas de mi marido le produjo un deseo sexual constante por la estimulación de su ano, fue así como cuando llego el momento de ir de vacaciones a la playa lo convencí de que compráramos un tanga de hilo dental como vestido de baño. Carlos inicialmente no quería pues decía que una cosa era la privacidad pero otra era hacer público nuestro gusto por la tanga. Yo le dije que si nosotras las chicas lo usamos sin problema en la playa no veía por que ser tan machistas de que un hombre no pudiera usarlo si le gustaba, además le dije que no quería que le quedaran sus nalgas todas blanquitas. Carlos pregunto: ¿y los niños? No te preocupes por ellos, aun son pequeños, los acostumbraremos a ver sus papis en hilo.

 Juntos fuimos a un almacén de hombres metrosexuales y compramos una preciosa tanga de baño de colores tipo hawaiano. Recuerdo como al vendedor del almacén se le ilumino el rostro cuando vio a mi marido en hilo dental. Entonces el vendedor comento:
 
 VENDEDOR: Te queda fantástico ese diseño pero creo que deberías hacerte el bikini.
 XIMENA: Que idea tan fantástica mi amor!!! Voy a pedirle una cita a Raúl para eso!
 CARLOS: Tu crees? ¿El también se tiene que enterar?
 XIMENA: Mi amor, que tiene, es solo una moda… ¡Vamos que quiero verte un pubis precioso.

 Raúl, mi cómplice gay nos recibió en la peluquería y haciéndose el que no sabía nada, nos pregunto que queríamos. Yo le pellizqué el brazo a mi marido para que hablara.

 CARLOS: Vengo… para que me hagas el bikini…
 RAÚL: Que? Que emoción, un heterosexual vanidoso, me encanta!!

 Eso le dio confianza a Carlos y paso a la camilla con tranquilidad para que Raúl le hiciera la cera.

 RAÚL: Carlos!! Esa tanga te queda preciosa, te ves divino. Vas a enloquecer a mas de uno en la playa… Mujeres y hombres mi amor!!!
 CARLOS: jajaja, no es para tanto.

 Poco a poco Raúl comenzó a tocar el pubis de Carlos y todos vimos como su pene empezó a ponerse de pie. Luego Raúl le dio la vuelta a Carlos para depilarle las nalgas.

 RAÚL: Huy que bombón mi amor.
 CARLOS: ¿Te parece?

 No se de donde salio eso, mi marido me sorprendió, era evidente que estaba exitado. Entonces decidí aprovechar el momento.

 XIMENA: Por que no te depilas todo de una ves mi amor.
 CARLOS: Tu que opinas Raúl, te gustan más velluditos o lampiños.

 No lo podía creer, mi marido se comportaba como un gay… Estaba muy exitada!!

 RAÚL: Depiladito mi amor.

 Raúl le quito la tanga a Carlos y le untó todo el cuerpo de cera, incluidas sus bolas, sus axilas y su ano. Cuando Raúl le arranco la cera, carlos dijo: “¡Ahhgg, que rico!”. Yo quería que pasara algo más, pero Carlos se limito a ponerse su tanga y mirarse en el espejo.

 CARLOS: Me encanta! Gracias Raúl. Vendré a menudo para que me hagas esto.

 Decepcionada de que no pasara nada más entre ellos dos, regresamos a la casa para hacer las maletas para el viaje. Cuando nos acostamos a dormir, no pude contenerme las ganas y abrazada a mi esposo me decidí a preguntar:

 XIMENA: Mi amor? Como te sentiste hoy con ese vendedor mirandote?
 CARLOS: Bien… ¿Por qué?
 XIMENA: No se, me pareció que te miraba raro… Como con lujuria.
 CARLOS: ¿De veras?... Que divertido.
 XIMENA: ¿Te divierte?
 CARLOS: Pues… Mira mi amor, no quiero que te asustes con lo que te voy a decir, pero.. Me está agradando la idea de parecerle sexy a otros hombres!

 Me quede pasmada de la sorpresa mirando a Carlos, en seguida sentí como se me mojaba mi vagína.

 XIMENA: ¿De veras? Por que…
 CARLOS: No se… Me estimula. Pero no te preocupes, no pasa nada.

 Emocionada, me sonreí, pues mi plan estaba surtiendo efecto.

 XIMENA: Nada? Al contrario mi amor… Esto es importante!! Es… Sexy!!!
 CARLOS: Sexy? Pensé que te iba a molestar!
 XIMENA: Pero por que mi amor, al contrario, me parece super divertido, y es que la verdad tengo que admitirlo… Eres precioso mi amor y todos tenemos derecho a sentirnos sexys!!!
 CARLOS: jajaja, ¿tu crees?
 XIMENA: Y dime, ¿te gusto que Raúl te tocára?
 CARLOS: Me vas a matar!.... Fue… Fantástico!!
 XIMENA: Wow!! Mi amor que sexy!!
 CARLOS: ¿De veras te parece Sexy?
 XIMENA: ¡Me encanta!!!
 CARLOS: jajaja, Yo la verdad estoy asustado.
 XIMENA: No te preocupes mi amor, todo esto es normal, la piel es piel… Y a todos nos gusta ser deseados… Yo te entiendo mi amor… Es más juguemos con eso!
 CARLOS: ¿Cómo? ¿Jugar?
 XIMENA: ¡Si! Aprovechemos este paseo a la playa mi amor, miremos hasta donde llega tu sexapíl!!!
 CARLOS: ¿Qué quieres decir?
 XIMENA: ¡!Veamos si te puedes levantar un chico en la playa mi amor!! No tiene que pasar nada, solo probemos tu potencial!! Será divertido!
 CARLOS: ¡No! Ni loco!!!

 Rápidamente sin perder el momento le di un apasionado beso a mi marido y metí mi mano entre su tanga. Con ímpetu empecé a frotarle su verga de arriba abajo, Carlos estaba muy caliente, lo que demostraba que no le disgustaba la idea para nada, entonces le hable suave al oido:

 XIMENA: ¡Vamos mi amor! Me encantas, no me dejes así de prendida… Dime que vas a jugar conmigo en la playa!.... Dímelo.
 CARLOS: Si mi amor… ¡Vamos a jugar en la playa!
 XIMENA: Eso mi amor, ¡eso! Dime que te vas a ligar un chico!
 CARLOS: Si!! Me lo voy a ligar!!me lo voy a ligar!!
 CARLOS: Me vengooooo!!!!

 Mi esposo eyaculo como nunca, su exitación era tremenda!!! Y mi emoción de todo lo que viviríamos en nuestro viaje no me dejaría dormir esa noche…

 Después de un vuelo de 2 horas finalmente llegamos al mar. Esa tarde como al medio día, sin perder tiempo nos fuimos a la playa como una familia feliz, Carlos mi esposo, Luisa mi hija de 8 años y Pablito de 10 años. La playa estaba a reventar, chicas en bikini por todos lados, muchos machos buscando ligue y familias descansando como siempre.
Nos ubicamos en una zona cerca al mar y colocamos unas esteras y una sombrilla playera para darnos sombra.

 Sin mas preámbulo me quite mis shorts y mi camiseta y deje a la luz mi bikini de tanguita amarilla que tanto me gustaba lucir, por mi piel bronceada mis nalgas se me ven geniales!!

 XIMENA: ¡Vamos chicos, quedemos ya en vestido de baño que el sol está espectacular!

 Mis dos hijos me hicieron caso en seguida pero Carlos se acercó a hablarme al oído.

 CARLOS: ¿Estas segura? Mira que no veo ningún tipo en hilo dental, yo mejor me quedo con el Short.
 XIMENA: Hay mi amor, no te pongas con eso ahora, entre gustos no hay disgustos!... Dale, con confianza.

 Entonces muy tímido, Carlos se quito la camiseta, debo decir que su cuerpo no esta nada mal y por la depilación que se hizo se veía divino. Luego se quito su Short y dejo ver la preciosa tanga de hilo dental de colores Hawaianos que habíamos comprado el día anterior. Mis dos hijos se quedaron pasmados, nunca habían visto la cola de su padre. Ellos, bien respetuosos a sus padres como los habíamos criado, inicialmente no hicieron ningún comentario. Yo estaba super emocionada, sabía que el cuerpo de mi marido iba a generar muchas reacciones con la gente que estaba a nuestro lado. Saque de mi mochila el bronceador, se lo esparcí por el cuerpo a mis hijos y luego le pedí a mi esposo que se acostara boca abajo en la estera para echarle el bronceador en la espalda. Luisa mi niña, siempre cariñosa con su padre se ofreció a ayudarme, mientras Pablito miraba atónito el cuerpo de papá.

 LUISA: ¿Mami, por que su vestido de baño es distinto al nuestro?
 XIMENA: Porque ustedes son pequeños aún. Te prometo que cuando cumplas 15 yo te comprare un bikini de tanga.
 LUISA: ¡Si! Yo quiero verme igual.

 Juntas cubrimos de aceite el cuerpo de Carlos y yo me dedique a frotarle las nalgas, lógicamente mi idea era calentar a mi maridito. De pronto Carlos hizo un comentario que me sorprendió.

 CARLOS: ¿Y tu Pablito? También te gustaría usar tanga?

 Muy tímido respondió mi precioso hijo.

 PABLITO: … No se… Es cómodo?
 CARLOS: Muy cómodo. No solo eso… Se siente rico.
 XIMENA: ¿Tu también quieres una?
 PABLITO: No se… No se.

 Decidí no incomodar más a mi hijo con eso y deje el tema quieto… Por ahora. Luego mis dos hijos se pusieron a hacer un castillo en la arena y yo aproveche para acercarme al oído de Carlos.

 XIMENA: ¿Ya te diste cuenta de cómo te miran?
 CARLOS: Si… Que pensaran.
 XIMENA: Que eres divino mi amor, alguien moderno y liberal.
 CARLOS: ¿Te gusta esto? ¿Qué me miren?
 XIMENA: Me encanta… Me encanta que seas moderno… ¿Has visto algún chico que te guste?
 CARLOS: ¿Cómo?.. No! Que cosas dices!!
 XIMENA: ¿Ni siquiera un poquito?
 CARLOS: ¡No!
 XIMENA: ¿De veras? Y aquel?

 A unos dos metros había un grupo de tres muchachos, uno de ellos era trigueño, muy buen mozo de cabello largo y Short negro.

 CARLOS: Es pinta el tipo.
 XIMENA: Muy pinta ¿no te parece?
 CARLOS: Si tiene muy buen cuerpo.
 XIMENA: A que no eres capas de picarle el ojo.
 CARLOS: ¿Quieres que le pique el ojo?
 XIMENA: En que quedamos mi amor anoche, antes de venir al paseo…
 CARLOS: Esta bien, esta bien… Vamos a jugar!!!

 Carlos se levanto de su estera y empezó a caminar en dirección de los muchachos luciendo sus preciosas nalgas y cuerpo depilado, pero el joven no lo miro, sin embargo, otro chico delgado que salía del mar con un slip y buen paquete se quedo pasmado viendo a mi marido. Carlos no se dio cuenta de aquel muchacho. Entonces mi marido regresó.

 CARLOS: Si viste? Nada! Ni se dieron por enterados de mi.
 XIMENA: No te preocupes mi amor, apenas estas comenzando, a veces ligar chicos no es fásil….  Déjame mostrarte.

 Me levante y camine en dirección de los chicos, moviendo mi cadera de lado a lado y deje caer una pulsera frente a ellos. Mi esposo miraba con atenta nota, Me agache dándoles la espalda para que vieran mis nalgas dilatándose frente a ellos. Entonces el muchacho de pelo largo me hablo.

 MUCHACHO: ¿Necesitas ayuda?
 XIMENA: No, gracias.
 MUCHACHO: ¿Con quien bienes?
 XIMENA: Con mi peluquero y mis dos hijos.
 MUCHACHO: pero estas muy bien para ser mamá.
 XIMENA: Gracias!
 MUCHACHO: ¿En que hotel te quedas?

 Para no demorarme más, le di mis datos de contacto y seguí caminando hacia una fuente de soda pues era evidente que al muchacho no le había interesado mi esposo con la mentirita de que era peluquero. Entonces pedí unas piñas coladas cuando el joven de slip que hacia un rato había observado a mi marido se me acerco.

 JOSE: Hola soy José… ¿Con quien bienes?
 XIMENA: ¡Hola! Mucho gusto. Con mi esposo… ¿Por qué?
 JOSE: ¿Tu esposo? Wow! ¿Y no te molesta que el se exhiba tanto?
 XIMENA: Al contrario… me gusta… Somos muy liberales… Ves?
 JOSE: Que bonito, yo quisiera tener una esposa igual.
 XIMENA: ¿Por qué lo dices?
 JOSE: Yo también quisiera usar hilo, pero ella solo me deja usar este Slip.
 XIMENA: Que mal, ¿y bienes con ella?
 JOSE: No, es que estoy en viaje de negocios.
 XIMENA: Veo. ¿te gustaría conocer a mi marido?
 JOSE: Me encantaría, nunca e tenido un amigo con el cual compartir mis gustos.
 XIMENA: Ven te lo presento, quizás compartan algo más…

 Carlos estaba sorprendido, desde lejos lo había visto todo. Nos acercamos, le di la piña colada a mi esposo y los presente.

 XIMENA: Mira carlos, te presento a Jose.
 CARLOS: Mucho gusto, ¿quieres sentarte?
 JOSE: Si gracias, tienen una bonita familia.
 CARLOS: Muchas gracias.
 JOSE: Le comentaba a tu esposa que me encanta lo que usas?
 CARLOS: jajaja, de veras, te gusta?

 Mi esposo se levanto y daba vueltitas para que Jose pudiera apreciarlo. Con mi cara le hice gestos a mi marido, diciéndole que intentara coquetear con el.

 CARLOS: Déjame ver tu que traes puesto!
 JOSE: No es nada…

 Jose se levanto y se dio una vueltita.

 CARLOS: Si, esta muy grande por detrás, pero tienes muy buena cola.

 Pablito, desde el castillo de arena alcanzo a escuchar eso y volteo a mirar hacia nosotros sorprendido… Yo sabía que no era bueno que mis hijos vieran esto, pero me estaba calentando tanto que no quise parar.

 JOSE: Gracias, la tuya tampoco está nada mal.
 XIMENA: Y que dice tu esposa, por que no te deja lucirte.
 JOSE: Ella dice que son cosas de gays.
 XIMENA: Para nada, la moda no incomoda… Y si lo fuera, que tiene de malo ser gay, o bisexual?

 Pablito no podía dejar de mirar lo que hablábamos, pero yo ya no podía parar.

 JOSE: Ya que dices eso… No quisiera hacer una imprudencia, tu que opinas de eso Carlos.

 Rápidamente con la mirada le pedí a mi esposo que no la fuera a embarrar.

 CARLOS: Que eres libre de que te guste lo que te plazca… Y pienso que tus seres queridos deben aprender a respetarte, apoyarte y quererte tal y como eres.

 En ese momento mi esposo le agarro la mano a Jose… Eso me sorprendió.

 JOSE: Que bonito escuchar eso.
 CARLOS: Donde te estas quedando Jose.
 JOSE: Aquí atrás, en el hotel del sol.
 CARLOS: ¡Estamos en el mismo hotel! Por que no vamos, si quieres te puedo prestar una tanga.
 JOSE: ¿De veras?
 XIMENA: Claro! Que buena idea, con eso puedes tomar el sol con nosotros!
 CARLOS: entonces que dices, ¿bienes a nuestro cuarto?
 JOSE: Claro que si ¡Vamos!

 Emocionada me levante para recoger las cosas, pero no sabia que hacer con los niños. Jose, de forma discreta tomo de la mano a Carlos.

 JOSE: No te preocupes, no te lo voy a demorar… Ya venimos.

 Carlos se asusto cuando vio que José se despedía de mi.

 CARLOS: No espera, podemos ir con los niños.
 JOSE: Nooo, pero para que los vas a sacar de la playa. Mejor vamos solitos.

 No lo podía creer, al fín había conseguido que Carlos ligara con alguien y me lo iba a perder por culpa de mis hijos.

 Carlos se soltó de la mano de José y se acerco hacia mí para hablar en privado mientras José esperaba.

 CARLOS: Que hago mi amor? Este tipo me va a querer follar.
 XIMENA: Yo se, yo se…. Pero tu como te sientes.
 CARLOS: ¡Mirame!

 La verga de mi esposo se quería salir de su tanga, estaba exitadísimo, yo en cambio me sentía frustrada de lo que estaba a punto de perderme… Pero sabía que tenía que aprovechar la calentura de mi esposo. Con todo mi cariño me acerque y le di un beso en los labios.

 XIMENA: ¡¡Disfrútalo mi amor, fóllatelo como a nadie!!
 CARLOS: ¿Estas segura? Yo no soy gay.
 XIMENA: Tu eres muchas cosas mi amor… ¡¡¡Esta es tu oportunidad de probar!! ¡¡¡Disfrútalo mi amor!!!
 CARLOS: Gracias mi amor… Te amo!

 Carlos se acerco a José y de nuevo se aferro a su mano. Ambos hermosos hombres se alejaron rumbo al hotel tomados de la mano. Entonces Pablito se me acerco.

 PABLITO: ¿A donde va papá?
 XIMENA: Cosas de hombres mi amor… Cosas de hombres.

 De nuevo me recosté en la estera, sentía una frustración terrible al tiempo que se me mojaba mi cuca…. Quería masturbarme… Pero no podía… Que exitación tan terrible, realmente quería dejar botados a mis hijos y reunirme con ellos. En ese momento mi sueño se hacía realidad, mi esposo tendría sexo con un hombre y me lo iba a perder.

 Cayo la tarde y mi esposo no regresó a la playa, sin duda aún estaría follando con José. Estaba tan exitada, quería ver el rostro de mi marido gritando de dolor por una fuerte penetrada en su culito.

 PABLITO: Nos vamos al hotel mamá?
 XIMENA: Si hijo. Vamos Luisa.

 Cuando subimos las escaleras, vimos a mi esposo Carlos sentado en una banca, aún con su tanga de hilo dental… Se veía exhausto!!! No permití que los niños lo saludaran, los metí al cuarto y les pedí que se fueran bañando que en un rato sus papis entraban.

 XIMENA: Como te fue mi amor!
 CARLOS: Me siento terrible.
 XIMENA: ¿No te gusto?
 CARLOS: Es que… No pude.
 XIMENA: ¿Por qué?
 CARLOS: Estaba tan exitado que entre en pánico, pensé que sería un juego pero en verdad José me encanta!!
 XIMENA: Oh mi amor… eres tan tierno!!
 CARLOS: ¿De verdad quieres que haga esto?
 XIMENA: Con todo mi corazón… ¡Sí!... No te preocupes mi amor yo te voy a ayudar.
 CARLOS: Por favor! Lo deseo tanto! Ayúdame!
 XIMENA: Si! Yo te voy a ayudar, te enseñare a ser gay, te lo prometo.
 CARLOS: Si mi amor, ¡Quiero ser el más gay de todos! Quiero que me llamen maricón!!
 XIMENA: Te amo!! Te amo!!

 Esa noche acostamos a los niños temprano y nos fuimos de parranda. Yo tenia un precioso vestido negro de falda corta y escote profundo en la espalda. Carlos lucía de blanco, le pedí que usara una camiseta blanca apretada que me encanta. Nos subimos a un taxi y el chofer nos pregunto para donde íbamos:

 XIMENA: Llévanos al mejor bar gay de la ciudad por favor.

 Mi esposo aún estaba nervioso, pero yo le dije que se tranquilizara que allí solo estaríamos el tiempo necesario. Ya estando en el bar le pedí a mi esposo que bailara con un chico. Después de unos cuantos tragos mi esposo estaba felíz, se reía con todo hombre que le tocaba la cola o le hacía un piropo. Yo mientras tanto me sentía tan realizada que tampoco paraba de beber.

 CARLOS: Mi vida, dime cual te gusta por que esta noche me los comería a todos!! Son tan viriles!! Me encantan!!!
 XIMENA: Wow, en serio? Que tal aquel, dime que le harías.
 CARLOS: Huy, ese bombón? Me lo comeria a besos, chupándole esa boquita tan deliciosa mientras le acaricio el pecho! Luego le mordería los pezones y bajaría besándolo hasta encontrarme con su verga… ¡¡¡Dios mío como deseo mamar una verga!!!
 XIMENA: Y yo deseo tanto ¡que la mames mi amor!

 Pero yo sabía que aún faltaba más para que mi esposo diera el gran salto, por eso en seguida tome a mi esposo de la mano y lo saque del bar.

 XIMENA: ¡Vamos, te tengo una sorpresa!!! Este viaje no sería placentero para ti si no te acuestas con Jose!!
 CARLOS: ¿Jose? Aún quiere hablar conmigo?
 XIMENA: Te desea mi amor.

 Subimos juntos de la mano y golpeamos a la puerta de Jose. El nos abrió, se veía lindo con su bata roja.

 JOSE: Hola, los estaba esperando.

 Fue increíble, ante la presencia de Jose, Carlos se ponía super nervioso, yo sabia que tenía que tomar la iniciativa, tras tomar otro par de tragos decidí hacerle una pregunta a mi esposo.

 XIMENA: Te importaría si se la chupo a Jose?... O te pones celoso… Es que estoy muy caliente.
CARLOS: Celoso yo?

 Sin que me respondiera me pare frente a Jose y comencé a moverme como una puta moviendo mi cadera como una zorra en celo, lo tome de la mano y lo levante, luego le abri la bata y se la deje caer. El llevaba puesta la tanga de hilo dental que le regalo mi esposo. Con mis manos comencé a frotarle sus nalgas mientras le mordía su verga aún cubierta por la tela.

 XIMENA: Vamos mi amor libera esa verga que se que debe querer estallar, quiero que te la frotes mientras me ves.

 Mi esposo me hizo caso y saco su poderosa verga de 19cm completamente erguida y comenzó a frotársela.

 XIMENA: Dime que ves Jose.
 JOSE: Veo la verga de tu marido.
 XIMENA: ¿Te gusta?
 JOSE: ¡Me encanta!

 Entonces baje un poquito de su tanga para liberar su miembro. Se trataba de una verga re gorda de unos 17cm.

 XIMENA: Huy mira mi amor esta cosa tan rica!!!
 CARLOS: La veo mi amor… ¡me enloquece!!
 XIMENA: ¿Te enloquece?
 CARLOS: ¡Si!!!!!
 XIMENA: Venga mi loca, venga y prueba esta chupeta!!!!

 Carlos se levanto de su silla y se arrodillo junto a mi.

 XIMENA: Mira mi amor, mira lo suave que es… Dame tu mano!

 Tome la mano de Carlos y acerqué la yema de sus dedos hasta el cuerpo del pene de Jose.

 XIMENA: Eso mi amor, siéntelo!!

 Mi esposo estaba super exitado, de su pene salían gotícas de deseo. Mientras yo parecía una regadera, me deleitaba el rostro de deseo de mi marido por un hombre. Mi esposo no aguanto más y comenzó a frotarle la verga a Jose.

 XIMENA: Eso mi amor, así se hace!!! Así se hace!!! ¿Te gusta jose?
 JOSE: Me derrite!!!
 CARLOS: ¿Puedo chuparlo?
 XIMENA: Dale mi amor, sin temores, esta polla es todita para ti!!

 Carlos estiro su lengua y toco la punta del glande y sintió su humedad.

 XIMENA: Trágatelo todo mi amor.

 Mi esposo hundió su boca en ese pene y comenzó a chupar como una puta, de arriba abajo, con total sevicia.

 XIMENA: Te ves tan lindo mi amor, estoy tan orgullosa de ti. ¡¡Mira como lo chupas!!!
 CARLOS: ¡Me encanta! ¡me encanta! ¿Te gusta Jose lo que hago?
 JOSE: Si!! Ya eres un experto señor.

 Jose no aguanto más y se agacho y beso a mi esposo en la boca, fundían sus lenguas de forma apasionante, fue allí donde supe que ya todo se había consumado!!! Me retire un poco por que quería contemplarlos!!! Por fin mi fantasía se hacía realidad!!.

 CARLOS: Chúpamela por Dios!!!

 José termino de desnudar a Carlos y le practico una salvaje felación, mientras que con su mano comenzó a masajearle el ano.

 CARLOS: Wow ¡Que es eso!

 Me levante de la silla y me senté a su lado y mientras le besaba la boquita a mi esposo le dije:

 XIMENA: Es tu punto “G” mi amor, ese mismo que has deseado penetrar desde que usas tus tanguitas!!
 CARLOS: ¿Me dolerá?
 JOSE: Prometo hacerte suavecito.
XIMENA: Vamos mi amor, te encantara.

 Mi esposo soltó su cuerpo y se dejo a merced de Jose, él le levanto sus piernas a Carlos y se las puso sobre sus hombros y apunto con su verga.

 CARLOS: ¿No es mejor primero con el dedo?
XIMENA: Mejor un solo dolor mi amor.

 Jose penetro con violencia el ano de mi esposo, casi me vengo de solo ver eso!!

 CARLOS: Oh!! Ohhh!!!
 XIMENA: ¡Si mi amor, dime que te encanta!!!
 CARLOS: No… No se! Ohh!! Ohhh!!
 XIMENA: Relájate mi amor… solo siente!!!

 Carlos me hizo caso y soltó sus músculos, entonces comenzó a sollozar como un toro.

 CARLOS: Si!!! Me encanta!! Me encanta!!!! Dale jose, ¡Dale!!!
 XIMENA: Eso Jose!! Dale bien duro!!! Dale!!

 Carlos se retorcía de placer mientras yo con mi mano le frotaba su verga, decidí sentarme sobre la cabeza de mi marido para que el pudiera darme una poderosa mamada.

 XIMENA: Oh!!oh!!! siii!!! Este es mi macho!!!! Mi macho GAY!!! ¡¡Aaaaaahhhhh!

 Que orgasmo tan impresionante el que tuve, me sentía en el cielo!!! En seguida José se bino también entre las entrañas de mi marido.

 JOSE: ¡Ohhhh! Aaahhhhhh!!! Que culo tan rico!!!

 Solo faltaba mi marido. Me acerque a su verga y empecé a mamarlo con pasión.

 CARLOS: Quiero mamar el culo de Jose!!!! Quiero mamarlo!!!

 Esas palabras me prendieron otra ves, Jose se sentó sobre la cabeza de mi marido y Carlos por primera ves probó las entrañas de un hombre.

 CARLOS: ¡Huy que delicia!!! No, no , no, no quisiera terminar!!! No quiero!! ¡AAAAHHHH!!!!!!!!
La verga de mi esposo estallo dentro de mi boca en una lluvia de semen sin precedentes!!!!

 XIMENA: Te amo mi amor, te amo!!!

 Eran las 4:00 de la mañana, teníamos que regresar con los niños, no fuera y se despertaran. Nos despedimos de Jose y nos fuimos hacia nuestro cuarto. Antes de entrar, Carlos me tomo de la mano.

 CARLOS: Que piensas de todo esto que nos ocurrió.
 XIMENA: Pienso que es lo más fantástico que nos ha ocurrido!!!!
 CARLOS: ¿Y que vamos a hacer?
 XIMENA: Disfrutar de tus amantes mi amor.
 CARLOS: ¿Estas segura?
 XIMENA: ¡SI! No sabes como disfruto viéndote tirar con un hombre!!!
 CARLOS: ¿No te preocupa que ahora sea gay?
 XIMENA: No te preocupes… Tu siempre serás mi MACHO!! Mi machito gay!!!
 CARLOS: Te amo mi amor… me haces feliz.

 Ese resto de la madrugada dormimos placidamente abrazados como una pareja feliz.

 Mis hijos se despertaron muy temprano y empezaron a molestarnos para ir a la playa, entonces Luisa mi niña de 8 años le pregunto a mi esposo:

 LUISA: ¿Papi? Y que te fuiste a hacer ayer por la tarde con ese señor?
 CARLOS: Fuimos ha……
 XIMENA: Negocios nena! Tu papi se fue a hacer negocios con el y sabes que? Llegaron a un acuerdo, así que lo veremos más a menudo!!!
 LUISA: ¡Que bueno papi!!
 CARLOS: Si nena, por eso hoy vamos a celebrar por que mami y papi están muy felices!!!
 LUISA: Yupiiiiii.

 Pablito apenas nos escuchaba hablar, me pregunto que pasaría por su cabeza…. Pasaron los días y regresamos a la ciudad, entonces Carlos y yo fuimos a visitar a Raúl mi peluquero.

 RAUL: Hola tortolitos, como les fue?
 XIMENA: Bien Raúl, no sabes lo bien que nos fue.
 CARLOS: Asi es, pero mira como estoy.
 RAÚL: Dios mio, pero si ya te están saliendo los bellitos.
 CARLOS: Te das cuenta? Estoy tenaz!! Venimos para que rectifiquemos mi bikini.
 RAÚL: Huy pero que vanidoso estás… jajaja ¿Fue que hiciste un ligue por allá?
 XIMENA: Si te contara…
 RAÚL: ¡No! Cuéntamelo todo!!

 Raúl se sorprendió de la efectividad de nuestro plan, y ahora el es quien nos ayuda a hacer nuevos amigos… Sin duda nuestra vida cambio, hasta el futuro de mis dos hijos cambio, pero que puedo hacer… Me llamo XIMENA, tengo 35 años y disfruto la vida viendo a mi esposo tener sexo con hombres!!!!
Email.

 

 "Sex-Shop online de MorboCornudos.  "¿Te da corte entrar en el sexshop de tu pueblo?. Tranqui, con esto de internet se acabaron los problemas, ahora puedes convertir a tu mujer en un putón sin salir de casa. Lencería, vibradores, zapatos, cosmética y todo tipo de artículos sexuales a tu disposición que recibirás de forma rápida y discreta".   [ENTRA]

La web de los cornudos

Sólo para adultos

   [Añadir a favoritos]

   [Recomendar esta web]

   [Envíanos tus fotos]

 

  Sex-Shop online :