.:: RELATOS DE CORNUDOS ::.

  "Novatos de Canarias".

 

 Somos una pareja de Canarias que llevamos 20 años casados. Ella tiene 43 años y yo 44.

 Hace un tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de ver a mi mujer con otro hombre. Verla disfrutar, verla desatada haciéndome un cornudo. Ella es una mujer muy atractiva y a pesar de que viste discreta, llama mucho la atención porque es muy guapa, tiene un buen cuerpo y unos buenos pechos.

 Un día, mientras hacíamos el amor, empecé a decirle que me gustaría verla con dos pollas en la boca y mientras me la follaba le empecé a meter el dedo gordo en la boca... empezó a chupar de manera salvaje y noté cómo su coño se humedecía cada vez más. Se corrió como una loca muy rápido y me pidió que yo terminara en su cara. Una vez nos habíamos corrido los dos, nos fuimos a dar la ducha de rigor y en la ducha le pregunté si le había gustado fantasear con eso, y ella me respondió con un rotundo NO y me dijo que eso jamás se lo propusiera, porque no lo iba a hacer. No volvimos a hablar más del tema durante un tiempo.

 Yo iba aprovechando cada vez que la veía muy excitada para irle sugiriendo que me gustaría verla follar con otro y notaba que cada vez la idea le excitaba más y más, pero siempre terminaba igual. Cada vez que se corría, me decía que eso era solo una fantasía y que jamás la llevaría a cabo. En siguientes ocasiones fui jugando con ella, sacándole fotos y vídeos y viéndolas juntos, y cada vez la veía más y mas receptiva, pero siempre después de cada orgasmo ella misma borraba las fotos y me decía que eso eran solo fantasías.

 En este verano que acabamos de pasar, cuadró que mis suegros se llevaron a nuestro hijo a pasar una semana en otra Isla y nosotros no trabajábamos el fin de semana, por lo que nos fuimos desde bien temprano el sábado a la playa. Nos pusimos a tomar el sol y ella, como normalmente hace, se quitó el sujetador de su bikini. Había unos chicos jugando en la orilla y uno de ellos no le quitaba el ojo de encima. Cuando me percaté, me acerqué al oído de mi mujer y le dije: al chico del bañador de flores lo tienes loco, y ella descaradamente se incorporó y se puso a mirarle fijamente. El chico, al ver su reacción, se quedó cortado y no miró más.

 Yo le dije a ella que había sido muy brusca y que se volviese a recostar y dejase que el chico disfrutase de las vistas. Entonces, para mi sorpresa, me miró y me dijo: ¿estás seguro que es eso lo que quieres? y yo le respondí: sí. Ella se incorporó y normalmente cuando hace eso, se pone antes el sujetador del bikini, pero en esta ocasión no lo hizo. Se fue a la orilla cerca de los chicos y ante la atenta mirada de más de uno de ellos, empezó a coger agua con sus manos y a refrescarse el cuerpo y los pechos.

 Los chicos miraban atentos y se miraban entre ellos con cara de asombro, pero en cuanto mi mujer volvió a la toalla siguieron a lo suyo. Todos menos el del bañador de flores, que no le quitaba ojo de encima. Ella, que estaba viendo cómo le clavaba la vista, empezó a jugar con sus piernas y se untaba crema en sus pechos. Al rato, los chicos se fueron y entonces mi mujer me dijo que quería irse ya. Yo le pregunté si estaba enfadada o algo, pero ella no me respondía, esquivaba las preguntas. Nada más llegar a casa, empezó a besarme como una loca. Follamos como hacía mucho tiempo que no lo hacíamos y mientras lo hacíamos yo le hablaba del chico de la playa. Ella me reconoció que le había excitado mucho la situación, pero que no era capaz de dar el siguiente paso. Pero yo le notaba que estaba más excitada que nunca.

 Al día siguiente volvimos a madrugar para ir a la playa, pero por el camino me dijo que no quería ir a esa playa, porque no quería encontrarse con el chico, que fuéramos a cualquier otra, por lo que empecé a pensar dónde podríamos ir, y de repente, se me encendió la bombilla de la imaginación y me dirigí a una de las playas nudistas que hay en la isla. Ella, cuando se dio cuenta de adónde me dirigía, me dijo que no, que ella no pensaba desnudarse, pero yo seguí mi camino y le dije que no tenía por qué desnudarse si no le apetecía.

 A los 10 minutos de eso, ya estábamos en la toalla y ambos en pelotas. Estuvimos un buen rato sin que nadie se nos acercara porque era temprano y no había casi nadie en la playa, de ahí que mi mujer hubiese aceptado ponerse en pelotas. Pero a media mañana, vino un chico de unos 30 años y se tumbó cerca de nosotros, pero más por debajo. Yo, sin decir palabra, miraba de reojo a mi mujer, a ver cuál era su actitud, pero ella ni se inmutó y siguió tomando el sol como si nada.

 Al rato, el chico empezó a mirar fijamente a mi mujer, entonces yo me di la vuelta para poder mirar disimuladamente a mi mujer y cuál fue mi sorpresa que ella me mira y me dice: sé lo que estás pensando, pero voy a hacer solo lo que yo crea conveniente... Y empezó a jugar con sus piernas, a abrirlas y cerrarlas mostrando completamente su coñito cuando se abría. Yo no podía aguantar más y me fui directo al agua para ver el panorama en otra perspectiva. Podía ver cómo tenía el chocho mi mujer de hinchado, incluso se veía el brillo de su flujo. Estaba súper excitada, más que nunca.

 Ella bajaba su mano y se acariciaba la parte interna de sus muslos, el chico seguía sin quitarle la vista de encima. Me metí más adentro del agua porque tenía una empalmadera más que evidente y en eso mi mujer se levantó y vino a dar conmigo al agua, y cuando estuvo a mi lado, se me acercó y agarrándome la polla me dijo: se terminó el espectáculo por hoy, vámonos que quiero que me folles.

 Salimos del agua, nos vestimos y nos fuimos de la playa. Nada más llegar al coche me dijo: no quites el parasol, siéntate en la parte trasera. Yo le hice caso, evidentemente, y ella inmediatamente empezó a chuparme la polla mientras se masturbaba. No paró hasta que me hizo correr en su boca. Nos fuimos y al llegar a casa follamos como locos, ella estaba más excitada que nunca y fantaseábamos con que aquél chico se la hubiese follado en la playa. 

 Continuará.... Email.

 

 

 

La web de los cornudos

Sólo para adultos

   [Añadir a favoritos]

   [Recomendar esta web]

   [Envíanos tus fotos]