.:: RELATOS DE CORNUDOS ::.

  "Doble regalo de cumpleaños".

 

 Me llamo Juan tengo 30 años, mi mujer se llama Marta y tiene 26 años, rubia, cintura estrecha, pechos mas bien exuberantes y nada caídos.

 El sexo para mi ha sido siempre una obsesión, en cambio ella podríamos decir es muy tradicional, quizás por la cultura que le inculcaron de pequeña en el colegio.

 Solo diré que le  molesta un beso en los labios en lugar publico,” esto hay que hacerlo en la intimidad” dice ella, lleva vestidos que no realzan en nada su estupenda silueta, y por descontado no son nada provocativos, por decir que no tiene ninguna minifalda.

 Siempre había intentado que fuera un poco mas liberal, solo un poco, pero es un tema tabú en casa.

 Pero el mundo da muchas vueltas y de en pequeño suceso se me abrió la posibilidad de cambiar su actitud por otra mas permisiva y tolerante. Pero al final la sorpresa fue mía, no solo me dio lo que le pedía, sino que me dio mas, se cumplió mi fantasía de que otra persona tomara parte en nuestras relaciones amorosas, deseaba verla follar con otro hombre.

 Todo empezó con el alquiler de una película no porno, pero si un poco erótica como tantas, pero esta resulto ser una historia en que un hombre propone a su mujer que le ponga los cuernos, y le deje mirar o bien  le cuente la experiencia con otros hombres. La película narra como la mujer de ser muy conservadora, pasa a abandonarse en los brazos de otros hombres, encontrando en ello un placer que nunca había experimentado. Mi mujer Marta no termino de verla, dijo que era un caso irreal, en cambio a mi me excito mucho, tanto que al devolverla la compre, Marta observo que yo veía la película muy a menudo, a los pocos días comprobé  que la película no estaba guardada tal como yo la deje, no le di importancia, pero esto se repitió muy  varias veces, me demostraba que ella la veía cundo estaba sola. Dicha circunstancia la aproveche para hablar otra vez el tema de la infidelidad consentida no dijo nada pero me escucho.

 Era evidente que había cambiado un poco, era  mas abierta, en las relaciones con nuestras amistades sobre todo con los hombres, hizo amistad con una vecina, Mari, separada de hace algún tiempo. Cambio su ajuar, por otro mas moderno y a menudo llevaba minifalda, incluso iba mas a menudo de compras a la ciudad, que dista unos 30 Km. de donde vivimos, acompañada algunas veces de su amiga.

 Tuve una agradable sorpresa, un día que estaban las dos en el jardín ablando, yo había llegado a casa un poco antes,  y pude oír su conversación, hablaba marta y le decía.

-         Pues si Maria ayer el tren venia con una hora de retraso, me fui al bar de la estación, para tomar un café.

-         Coincidí con aquel señor tan amable y apuesto que  algunas veces coincidimos en el tren, me invito al café, me dijo que no podía esperar y llamaría un taxi para ir a su casa, como venia de paso, me llevaría si no tenia inconveniente.

Acepte gustosa porque llovía, y no tenia nada para cobijarme, durante el viaje empezamos hablando de todo, me dijo que estaba casado.

-         Yo también- Le dije.

-         Como puede tu marido dejarte ir sola por el mundo con unas piernas tan bonitas como estas.

-         Es que Mari los asientos de los coches son tan bajitos, que al sentarme la minifalda se me fue para arriba y se  veían todas mis pantorrillas y casi mis braguitas.

-         Me ruborice y me quede muda, todo el viaje las había estado mirando, yo estaba nerviosa perdida.

-         Seguro que tu marido se lo pasa en grande acariciando estas pantorrillas.

Me decía esto mientras ponía su mano en mi entrepierna.

Suspire, mi respiración se acelero.

-         Te gusta mi pequeña

Yo callada y seria, relajando la respiraron, continuaba tocándome

-         Tienes unos muslos muy suaves.

-         Por favor no, que estoy casada, déjeme se lo ruego.

-         Te dejare si me contestas a una pregunta.

-         Si cual.

-         Seguía tocándome.

-         Has follado alguna vez con un hombre que no sea tu marido.

-         Nooo…..

-         Porque, es que no has tenido ocasión.

-         No es eso, es que  yoo…. no…..

-         Nunca te lo has planteado.

-         No me haga estas preguntas por favor, quiero mucho a mi marido.

-         Yo también a mi mujer, pero solo te hablo de pasar un rato agradable.

-         Quizás ahora sea el momento, los cristales están entelados por la lluvia, nadie puede vernos.

-         No paraba de acariciar mis muslos, yo estaba ya muy caliente.

-         Por favor no siga, déjeme, déjeme.

-         No puedo estas preciosa, eres una tentación,

-         No, Nooo, basta.

-         Le apartaba la mano continuamente.

-         Pero su fuerza era mayor que la mía.

-         Puso mi brazo que rodeara su cintura, y pegándolo con su cuerpo al respaldo del asiento.

-         Con su brazo me rodeo por encima el cuello cogiéndome la muñeca de la otra mano.

-         Así inmovilizada, me subió totalmente la falda y empezó a jugar con mi coñito.

-         Le suplicaba que parara, aunque yo deseaba lo contrario, sentía mucho placer, y el se dio cuenta.

-         Tranquilízate un poco Mari, relájate, no estés tan tensa y disfruta del momento como lo estoy disfrutando yo.

-         Esto quedara entre los dos, será nuestro pequeño secreto.

-         Que me dices.

-         Estuve a punto de gritar de lo caliente que iba.

-         Pude soltarme, me aparte un poco mirándolo a los ojos, por un instante, vinieron en mi mente las fantasías de mi marido, le di un suave beso en los labios.

-         Susurre para mi, ”es lo que deseas Juan”.

-         Creyendo haberme entendido.- dijo

-         Quien es Juan, que ha de desear.

-         Así se llama mi marido, no nada olvídalo.

-         Me desabroché un poco la blusa ofreciéndole mis pechos

-         Termino de abrirla para besar mis pezones mientras me masturbaba.

-         No tuve orgasmo por llegar al portal de mi casa.

-         Me despidió con un fuerte beso, dándome su tarjeta con el teléfono para que le llamara , yo no quise darle el mío.

-         Por fin, empiezas a darle forma a la fantasía de tu marido, la película ha hecho su efecto.

-         El viaje se hizo muy corto, cuando nos dimos cuenta el taxista había parado delante de mi casa y tuve que bajarme.

-         Si pero tengo miedo,

-         Que sentías cuando te tocaba y masturbaba.

-         Deseaba que mi casa estuviera mas lejos.

-         Sentía un placer que nunca había experimentado con mi marido.

-         Imagine que el taxista era Juan, y nos miraba por el retrovisor.

-         Estoy echa un lío.

-         Quiero hacer feliz a Juan, que vea cumplida su fantasía,

-         Pero no me atrevo, lo de ayer paso sin casi darme cuenta.

-         Ven mañana a mi casa, después de comer, a tomar café, estaremos mas tranquilas.

 Mientras oía esta conversación me excite mucho, estaba muy caliente, no pude evitar masturbarme, mis deseos iban tomando forma, mi preocupación era, de que hablarían mañana en el café,

 Ahora comprendo porque ayer estaba tan caliente, supongo que hoy estará igual, aprovechare para insistir en el tema, y buscare en sus cosas la tarjeta de visita que le dio aquel hombre en el taxi para averiguar de quien se trata.

 Marta entro en la casa.

-         Hola cariño ya estas aquí, no te he oído llegar.

-         He salido un poco antes, ¿Dónde estabas?.

-         En el jardín hablando con la vecina.

-         I de que hablabais.

-         Nada importante cosas de mujeres.

-         Hoy que he llegado un poco antes, si te apetece podríamos comer fuera,

-         De acuerdo, así me pondere el conjunto nuevo que me compraste y

-         todavía no he estrenado.

-         La cosa promete, se trata de un conjunto de  minifalda y blusa con un buen escote,

 Llegamos al restaurante habitual, había un poco mas de gente de costumbre, pregunte, el camarero me dijo que se trataba de una despedida de solteros.

-         Que te parecen aquellos muchachos Marta, te follarías alguno.

-         No, los encuentro demasiado jóvenes, los prefiero como tu, o mas maduritos.

-         Y aquella mesa del rincón.

-         Esto esta  mejor, un poco mayor pero muy elegante.

-         Los jóvenes se dieron cuenta de que tenia la falda subida, y no paraban de mirarla, se la comían con los ojos, haciendo sus comentarios, tanto que se dieron cuenta otras mesas, incluida de del rincón, que tenia un buen ángulo de visión, por le que también disfrutaba del espectáculo.

-         Juan aquel hombre mayor no para de mirarme.

-         Es lo yo quiero, que seas deseada por otros.

-         Juan y si me dejara con el.

-         ¿Follarías con el?.

-         Es mayor, pero no me desagrada.

-         No eres capaz de hacerlo.

-         Es  lo que tú dices.

-         Ha si, pues ahora veras.

-         Al rato mi mujer tubo que ir al servicio, estaban en la parte trasera del local, pasando el jardín, al levantarse le hizo una mirada al señor del rincón, y un pequeño gesto con la cabeza, que yo no me percate, este en unos segundos se levanto y se dirigió también a les servicios, encontrándose con Marta que ya salía de ellos.

-         Buenas noches, señora, le ruego  me disculpe, al oír los comentarios de aquellos jóvenes, no he resistido la tentación de mirar sus preciosos muslos, pero si le molesta ......desistiré.

-         Desistir de mirarme, venga.

 Marta le tomo de  la mano y le llevo a un rincón del jardín a oscuras.

-         Mire le dijo. – Levantando su falda.- Le gusta.

-         Si claro que me gusta.

-         Es suyo disfrútelo ahora.

-         Maravilloso, voy a comerme este coñito, te gusta que pase la lengua así, suave entre los labios de tu coñito.

-         Si que me gusta y no pares, estoy muy caliente, me correré enseguida.

-         Mete toda la lengua dentro y chupa fuerte.

-         Méteme los dedos en el ano.

-         Si… Así o cariño , me corro, me corro, ¡Aaaaaaaa!,

-         Ahora te teca a ti.

 Marta se agacho cogiendo su pene se lo metió en la boca y empezó a chapárselo, tampoco tardo el hombre en correrse llenando su boca de semen

 Se dieron las gracias, volviendo a las mesas por separado.

-         Que no te encuentras bien, has tardado un poco en los servicios.

-         Te contaré, aquel señor que venia detrás, me ha comido el coño, y yo se la he chupado, tragando todo su leche.

-         Lo dices para darme envidia porque sabes que esto me gusta.

-         Ojala fuera cierto.

La pareja del rincón, terminaron antes que nosotros, la mujer se adelanto para pagar en caja, el hombre pasó por nuestra mesa, dirigiéndose a mi mujer, le dijo.

-         Señora ha sido un placer, espero volver a encontrarnos.

 

 Se me hizo un nudo en la garganta, ¿quería decir aquello que era cierto lo que me había contado?. Me dejo con la duda, ya en casa, yo con la excitación de la fantasía, ella con el recuerdo de la experiencia vivida, estuvimos follando como locos.

 Por la mañana llame a Mari.

-         Recuerdas que me debes un café.

-         Si que hay novedades.

-         Pues si te contare, lo que ocurrió ayer en el restaurante.

 Ya en casa de Mari le contó toda la experiencia.

-         Marta  estas decidida, a tener una sesión con tu marido y otro hombre.- Dijo Mari.

-         Si,

-         Entonces la primera vez busca un profesional.

-         Que quieres decir.

-         Si mujer, un Gigoló, pero que tu marido crea que es un chico que has conocido,  es mas fácil de que quedéis los dos a gusto.

-         Bien y donde puedo encontrarlo.

-         Toma este teléfono, llama  ahora para concertar entrevista, ya he hablado con ellos, explicando tu caso, pide por la señora Mercedes.

-         No voy muy aprisa.

-         Quieres follar con otro o no.

-         Si claro, ya marco el número.

-         Señora Mercedes.

-         Si cariño que deseas.

-         Me llamo Marta, ha llamado mi amiga Mari…-A si me acuerdo, pásate por aquí y hablaremos.

-         Cuando.

-         Ahora mismo si quieres.

-         Bueno.

-         Mari que ago.

-         Pues ir.

-         Si debo hacerlo, iré ahora mismo.

 Me voy a casa, me cambio de vestido, me pongo sexy, y con el tren para la ciudad.

 Llego a la dirección dada, un casa de 4 pisos nueva, se veía muy bien lo que me anima un poquito, segundo piso puerta a, las piernas me temblaban, llamo,

-         Quien es.

-         Soy Marta estoy citada con la señora Mercedes.

-         Te abro, sube.

 La puerta estaba un poco abierta, cuando me acerco, se abre, aparece un muchacho muy guapo.

 -Entra cariño, pasa a este saloncito, enseguida te atiende.

 Pasaron unos momentos y apareció la señora Mercedes, persona algo madura y muy elegante, por su aspecto debió ser muy guapa de joven.

-         Hola así que tu eres Marta, Mari es amiga mía y me ha contado tu deseo, puedes tener una sesión con un chico nuestro en tu casa, pero creo que si quieres que salga muy bien para que tu marido quiera repetir, deberías tener antes unas sesiones sola para compenetrarte con el chico.

-         De acuerdo, cuando empiezo.

-         Ahora mismo si quieres

-         Si.

-         Primero te presento a los chicos, en estos momentos hay cuatro.

Cuando hubieron pasado todos, Mercedes se dirige a ni

-         Bueno te has decidido, cual te gusta.

-         Es difícil, todo son muy guapos, creo que me decidiré por, el segundo que ha entrado.

-         José se llama, te acompaño a la habitación, ponte cómoda, no tardara ni un minuto.

 Una habitación muy espaciosa, una cama grande, un espejo en toda  la pared, reflejaban todos los rincones, decorada con motivos eróticos, una especie de taquillón, con cajones, que no pude resistir la tentación de abrirlos.

 Estaba totalmente nerviosa.

 Había de todo, consoladores de todos los tamaños, condones, cremas, en otros habían, cuerdas, objetos de cuero, látigos etc.

 Entro José en la habitación y me sorprendió mirando en los cajones.

-         Te gustan estos juguetes,

-         No se no los he probado nunca.

-         Te interesa alguno en particular.

-         Ahora no quizás mas adelante.

 Cerro la puerta, me acerco, me tomo de los brazos y me dio un suave beso en los labios.

 Pregunto por mi nombre, me dijo el suyo hablamos durante un par de minutos, me noto tensa, y me dijo.

-         Ven cariño, relájate, ya me ha contado Mercedes, ponte de cara al espejo, lo que yo te haga a ti después tu me lo harás a mi.

 Cojiéndome por la cintura, acerco su cuerpo el mío, besándome, las mejillas, el cuello, mordía suavemente mis orejas, acariciaba, mis pechos, mis piernas, mi culo, mi coño, es decir toda yo estaba en sus manos, empezó a desabrocharme la blusa, primero un botón, y continuaba acariciándome, después otro botón, y así muy despacito, me los fue desabrochando todos, no sin antes, hacerme múltiples caricias y besos en todo el cuerpo.

 Me puso las manos en el cuello y deslizándolas por los brazos, me fue quitando muy poco a poco mi blusa.

 Continuaba estando detrás mí

 No bajes la cabeza, no cierres los ojos, mírate al espejo.

-         Quiero que veas como te quito el sostenedor, y quedan tus preciosos pechos a la vista.

 Me desabrocho el sostén, bajándolo  suavemente, viendo como aparecían poco a poco mis pechos en el espejo, lo quito dejándolo caer en el suelo.

 Acto seguido, siempre por detrás, me agarro los pezones, acariciándolos, rozándolos con la palma de la mano, el placer que sentía era enorme, y solo acababa de empezar.

 Se puso delante mí y dijo.

-         Marta hazme a mi todo lo que yo te he hecho.

-         Si Juan.

 Cuando tubo medio cuerpo desnudo, se giro de cara me abrazo, besándome profundamente, rozando mis pechos con su torso desnudo.

-         Juan no se si lo resistiré .

-         Si mujer, claro que resistirás, y me pedirás mas.

 Después de un rato de acariciarnos, se retraso un paso, abrió  la cremallera de mi falda, y poco a poco la fue bajando, estaba nerviosa perdida, me estaba desnudando un hombre y era para follarme.

 Me vinieron a la memoria las dos experiencias que había tenido, pero solo nos masturbamos y estábamos vestidos.

 Pero aquí estaba desnuda, los nervios se apoderaron de mi, el se dio cuenta.

-         Marta, estate tranquila.

 Se arrodillo ante mi, me bajo el tanga poco apoco, acariciando y besando mis muslos, me lo quito, poniéndoselo en la cara lo olfateo profundamente,  levantó su cabeza y empezó a pasar su lengua por mi coño, chapándolo con fuerza, noto que estaba próxima al orgasmo y paró.

 - Ahora hazme  lo mismo, muy despacio, ponmela muy dura, para follarte.

 Me acerque mas a el, le quite el cinturón, abrí la cremallera de sus pantalones, y los fui bajando poco a poco, me quede mirando el enorme bulto de su polla.

-         Continua Mari es tuya.

 Termine de agacharme, le quite los pantalones, y los calzoncillos, quedando su polla a la altura de mi frente.

-         Besa Mari.

-         Me la metí toda en la boca chupándola como un caramelo.

-         Mi excitación era máxima, me tomo en brazos, para tumbarme a la cama, subió sobre mi, abrí bien las piernas, poco a poco la fue entrando, con movimientos suaves al principio, y mas rápidos al final, nos corrimos los dos al mismo tiempo fuertemente abrazados.

-         Como estas Marta.

-         Estoy en el cielo cariño,  gracias a Juan se lo que es disfrutar del sexo, y are que el lo disfrute también a su manera.

-         Gracias José.

-         A ti Marta.

 A esta sesión le precedieron dos mas.

 Buscando la forma de plantearlo a mi marido se me ocurrió dárselo como regalo el día de cumpleaños, que caía en viernes y no había que madrugar.

 Faltaban todavía unos días, lo que me permitió visitar algunas veces a José.

 Llego el día, nada mas levantarnos le felicite, con un fuerte beso, follamos para celebrarlo, fue entonces cuando le dije.

 Juan, hoy te tengo una sorpresa, cenaremos en casa “Era costumbre en los cumpleaños cenar en un restaurante”.

 Llego la noche.

-         Juan cámbiate , ponte ropa de noche mientras monto la mesa, y no salgas de la habitación asta que te lo diga, tardare una hora mas o menos.

-         De acuerdo, mi vida.

 Pasado el tiempo y un poco mas.

 Ho que espectáculo se ofrecía, alumbrado solo por la luz de unas velas, la mesa correctamente montada, sobre un tapete rojo, estaban distribuidos los manjares preferidos por mi,  un gran ramo de flores en una mesita contigua, junto a las cubitera con cava, varios vinos, oí una voz que salía del rincón oscuro.

-         Te gusta cariño.

 Esta voz se fue acercando, tomando cuerpo de mujer, era ella con un precioso vestido azul, un escote bien pronunciado, espalda desnuda, un corte lateral que llegaba a la altura de la cadera, que al caminar descubría todo su muslo, con dos copas de cava se me acercaba diciendo.-

-         Felicidades cariño.

 Brindamos, la bese, y empezamos a comer, dentro de mi, pensaba, “Me ha sorprendido de verdad, no me esperaba la cena de este modo”.

 Discurrió toda la cena, entre caricias, besitos, toqueteos etc. dimos buena cuenta del cava y los vinos, entre una cosa y otra los dos estábamos bastante excitados, una vez tomado el postre, limpie la mesa para tomar café, y un par de copas, fue entonces cuando le dije.

-         Te ha gustado la cena.

-         Si mucho cariño, ha sido una agradable sorpresa un buen regalo.

-         No mi amor, el regalo viene ahora, son las doce en punto, adivina, ¿Dime una cosa que te guste? Pues no se, no me hagas sufrir, dámelo.

-         Toma, es un número de móvil.

-         Para que.

-         Tu llamas, y dile,” José ya puedes venir”.- Te contestaran, “en diez minutos estoy aquí”.- Es un chico joven, muy guapo, atlético, muy atento, dulce, te gustara.

-         Viene para follarme,

-         Este es mi regalo, tu fantasía

-         Si  aceptas llama, si no llamas a las doce y diez minutos se ira, pero no me vuelvas ha hablar del tema.

-         Claro que llamo mi amor.

 Nervioso perdido, tuve que marcarle yo los números.

-         Relájate un poco, así no puedes hablar.

 Me acerque a el y lo bese con intensidad.

-         Cariño hoy veras cumplida tu fantasía, lo hago porque te quiero mucho.

 Fueron diez minutos interminables, sonó el timbre de la puerta.

-         Juan abre tu, es el, abrí, apareció un joven elegantemente vestido, con traje de noche.

-         Hola eres Juan, mucho gusto,

-         Siii.., pasa, Marta esta esperando.

 Me temblaban las piernas solo de pensar que aquel joven había venido a tirarse a mi mujer.

-         Hola marta como estas.-“dándole un besito en los labios”.

-         Te presento a Juan mi marido, Juan este es José un buen amigo, sabes a lo que ha venido  , estas de acuerdo cariño.

-         Si amor.

-         Juan,- dijo José,- si en cualquier momento hacemos alguna cosa que te molesta, dilo y lo dejaremos enseguida.

-         Gracias José, creo que no será necesario.

 Hechas las presentaciones, Marta se dirigió a la mesita, donde había preparado una bandejita con tres copas de cava.

-         Brindemos, para que la noche sea agradable.

 Los tres levantamos las copas las rozamos suavemente, y las bebimos de un trago, marta las recogió, puso música lenta, vino hacia mi, dándome un suave beso en los labios me dijo. Cariño, amor mío, siéntate en el sofá, y disfruta del espectáculo

 Se acerco a José.

-         ¿Bailamos José?

 José la abrazo por la cintura, poniendo sus manos en la espalda desnuda, acariciándola en todas direcciones, Marta le rodeo con sus manos el cuello acariciándoles la nuca, juntando sus mejillas, empezaron a moverse al compás de la suave música, Marta se puso del lado que tenia el vestido abierto para que al moverse su marido admirara su bonito muslo.

 Mientras bailaban se susurraban al oído.

-         Marta, estas preciosa, hoy esto para mi no es un trabajo, la Madame no te pasara mis honorarios, le he dicho que venia porque me gustas, al igual que disfrutaras tu, también lo haré yo, tienes unas piernas preciosas, unos pechos generosos y tiesos, estrecha de cintura, tu coño que me vuelve loco, cuando te folle, la tenga toda dentro,  ve en mi un amigo que te quiere, te desea y esta disfrutando al máximo contigo.

-         Espero y deseo que esta no sea la ultima, te daré mi teléfono para que no tengas que pasar por al local.

-         No me importa que tu marido este presente, con tal de que pueda follarte.

 Mientras le hablaba no paraba en las caricias y besos, en el cuello, orejas, le metió la mano entre el corte del vestido para acariciarle el culo.

 Marta hacia lo mismo.

 Juan la tenia muy dura, y empezaba a masturbarse por encima del pantalón.

 José se puso detrás de Marta cociéndola por los brazos y la acerco a Juan, delante suyo, la arrimo contra su cuerpo notando  Marta que José le apretaba su  culo con su pene erecto, le puso las manos encima del escote, y empezó a bajarle el vestido lentamente, asta dejar sus pechos descubiertos, acariciando sus pezones.

 Marta gemía de placer.

-         Juan es esto lo que deseabas.

-         Si cariño, es verte gozar, y jadear en las manos  do otro hombre lo que me excita.

 José  termino de bajar el vestido de Marta, observando los dos que tampoco llevaba braguitas, le dijo a Juan.

-         Cómele un poco el coño.

 Marta reclinando la cabeza sobre José, con voz muy tenue le dijo.

-         No, José primero tú, es contigo que quiero follar esta noche.

-         Lo se, y te follare cuantas veces desees, me gustas, también a mi me da morbo ver como te la come tu marido.

-         Juan por favor cómelo.

 Juan empezó a lamer aquel coño que tan húmedo estaba, mientas José no paraba de besar y acariciar su cuerpo.

 José mordiéndole un poco la oreja le susurro ahora desnúdame, para que tu marido vea la polla que te voy a meter.

 Marta bajo los pantalones de José, que tampoco llevaba calzoncillos, viendo su polla, totalmente empalmada.

 Chapala  un poco a tu marido, el ha de ser el primero en todo hoy.

 Juan que se había desnudado, al mismo tiempo que sacaba Ana los pantalones a José, se abrió de piernas para facilitar a su mujer, la mamada que le estaba haciendo.

 Al poco rato le dijo José a Marta.

-         Ya basta chupa la mía ahora para que se ponga mas dura.

 Marta la chupo desesperadamente, poniéndola durísima en pocos momentos.

-         Para Marta, o me correré.

-         A llegado el momento de que me folle a tu mujer..

 Juan hizo un gesto afirmativo con la cabeza.

-         Ana siéntate en el sofá.

-         Juan pon los pies de Ana doblando las rodillas encima del asiento del sofá.

-         Bien, ábrele las rodillas para que muestre su coño abierto.

-         Chúpaselo, déjalo bien húmedo de saliva, para que la penetre.

-         Siéntate a su lado.

-         Abrázala fuerte, quiero que sientas su temblor, sus suspiros, sus jadeos.

-         El placer.

-         Juan es tu mujer, la que voy a follar, y quiero que notes también como va entrando mi polla en su coño.

 José empezó rozando con su polla el coño de Marta, Juan con una mano  abría aun mas su rodilla, poco a poco fue entrando toda.

 José se movía entrando y sacando su pene, se movía también a los lados, con un ritmo matemático.

-         Juan, amor mío, te quiero mucho, porque hemos tardado tanto en tener una experiencia como esta, me deshago de placer, abrázame fuerte.

 Juan la besaba, la acariciaba, le chupaba los pechos, miraba también el rostro de placer de José.

 Así llego al orgasmo.

 No cuento toda la noche porque os la podéis imaginar, llegaron todos al orgasmo varias veces.

 Por la mañana en el desayuno, los tres juntos, le contó Marta a Juan, quien era José y las sesiones que habían tenido Juntos.

 Juan dio las gracias a Marta y José, por el excelente regalo que le habían hecho, diciéndole que a partir de este momento, José se considerase como un amigo de la familia, y podía venir a follar con Marta siempre que ella lo deseara, visitándole de vez en cuando al local donde trabajaba para disfrutar de sus servicios.

 Marta se hecho a llorar de la emoción, abrazando a Juan le repetía que le quería mucho y que jamás lo haría sin su consentimiento.

 Así termino el regalo de cumpleaños.

 A partir de este momento todo fue distinto, ya no teníamos que fantasear, era real, hicimos una lista de nuestras amistades y amigos, para ver a cual invitábamos en nuestras relaciones, pero llegamos a la conclusión que era mejor, personas no vinculadas a nosotros.

 Buscando papeles, encontré la tarjeta del señor del taxi, y se me ocurrió ir ha visitarlo, sin decirle yo quien era. se llamaba Antón.

 Le conté mi relación con Marta, que el había sido el primero en meterle mano, y gracias a este pequeño encuentro mi mujer cambio por completo, ateniéndose a mis deseos, y le estaba profundamente agradecido, invitándole a pasar por casa para terminar lo que dejo a medias.

-         Me encantaría si su mujer me aceptase.

-         Vamos a casa i saldremos de dudas.

 Llegaron a casa, abrí la puerta y llame a mi esposa.

-         Marta, ven traigo un invitado se llama Antón.

 Al verlo se sonrojo, pero disimulo, entre por favor entre.

 El resto no hace falta que lo cuente, cada lector lo puede imaginar según su fantasía.  Email.

 

 "Comparto mi mujer con los amigos".  "Soy un gilipollas que comparto mi mujer con un cabronazo de amigo que la hace disfrutar como una puta. Le gusta sentirse sucia. Es la que lleva el peso de la relación. Me obliga a follar con otras parejas para sentirse una autentica guarra".  [DESCARGAR]
 "Mi mujer follada por el culo".  "Os muestro el video donde mi mujer, de 45 años me pide como una desesperada que la de por el culo. Se retuerce de dolor al principio como una perra..aunque despues ese dolor se convierte en puro placer lo que me agradece haciéndome una mamada!".   [DESCARGAR]
 "Grabando a mi novia follando con otro".  "Pusimos un anuncio en internet, un chico contactó con nosotros, quedamos con él en un hotel y se folló a mi novia mientras yo los grababa. Después de insistirle durante algún tiempo, me ha dejado que os mande el vídeo, cosa que me da un morbo impresionante. ¡A disfrutarlo!".   [DESCARGAR13 min 24 seg

La web de los cornudos

Sólo para adultos

   [Añadir a favoritos]

   [Recomendar esta web]

   [Envíanos tus fotos]

 

Top Descargas :

Gema, Álvaro y Jordi

La madura más puta

de Granada

Mira como botan las

tetas de mi mujer

Mi madre

Pareja espiada en hotel

Trio con su marido y

otro hombre

Tere follando con un

amigo de su hijo

Le excita verme follada

por otros

Comparto mi mujer con

los amigos

[ + VÍDEOS ]