.:: OTROS RELATOS ::.

  "Dos matrimonios muy bien conjuntados".

 

 La historia que os voy a relatar es totálmente cierta y verídica, ha ocurrido este verano y por supuesto no daré ningún nombre, ni ubicación por si acaso alguien nos conoce.

Somos un matrimonio casado desde hace 2 años en segundas nupcias, por diferentes motivos seguimos teniendo contacto con su ex marido y este año ha venido de vacaciones de verano junto a su actual esposa  y nos conocimos los cuatro.

Vamos a poner nombres para ser más claros, mi nombre es Roberto, mi mujer Pilar, el ex se llama Luis y su mujer Ana.

Ana es una chica de 27 años, 10 años menor que Luis y 9 menor que yo, es una chica morena, ojos verdes, mide aproximadamente 1’65 y de complexión delgada, media melena por encima de los hombros, pelo liso, buen pecho y un culito de impresión.

Mi mujer mide 1’70, pesa 55 Kilos, ojos azules, color del cabello Burdeos, melena rizadita,  de sujetador usa la talla 105 y un culo respingón precioso.  Luis es un hombre de mediana estatura, fuerte, ojos claros, y con mucho vello en el pecho y yo mido 1’80, ojos marrones, cabello castaño, peso 80 kilos y bastante morenito por el sol.

Después de la primera toma de contacto en el aeropuerto, donde fuimos a recogerlos, los acompañamos al hotel donde estarían toda la semana, la verdad, la primera impresión que tuve de Ana, fue genial, mucho mas guapa al natural que por foto, además es muy cariñosa y educada. Durante el rato q estuvimos tomando unas cervezas, a veces se cruzaron miradas furtivas entre ella y yo.

Al día siguiente regresamos al hotel y me encontré a Luis en la piscina nadando y le pregunté por su esposa, me respondió que estaba en la habitación, le dije que iba a recepción para que la avisaran que ya habíamos llegado al hotel para que bajara, así fue, fui a recepción y le llamé a la habitación, me respondía con voz de dormida y me dijo que si, que en un momento bajaba y mientras colgaba el teléfono, oí su voz que me llamó, me coloqué de nuevo el auricular del teléfono y me dijo que subiera yo o su marido para ayudarle para bajar unas bolsas que tenía que bajar, le dije que subía yo, que su marido estaba nadando y yo aun no me había quitado la ropa para bañarme.

Así fue, yo subí a la habitación y me recibió ella, llevaba un pareo blanco, casi transparente puesto como una falda y bajo ese pareo no llevaba ninguna braguita, en su parte superior llevaba una camiseta de  tirantes, blanca, muy ceñida al cuerpo, que le marcaba sus pezones perfectamente.

Nos dimos dos besos en las mejillas y me dispuse a ayudarla, me dijo que esperase que se ponía el bañador, entró en el baño a vestirse y dejó la puerta media abierta, de forma que vi a través del reflejo del espejo como se colocó su bikini negro, cubría justo sus pechos, me llamó para que le pudiera atar el bikini ya que no podía, y cuando entré ella me volvió a mirar como el día anterior y me dijo: esta situación me da un morbo tremendo, los cuatro juntos, ellos dos se conocen muy íntimamente, y tu y yo, estamos aquí como de invitados, como lo solucionamos?.

No dudé ni un segundo la respuesta, le dije: Pues follando tu y yo cariño, pero esta un pelin complicado, pero tenemos que intentarlo, así que de momento haz lo que yo te diga, y le di la vuelta y la empujé hacia abajo, para que se pusiera de rodillas.

Yo tenía el pantalón a punto de reventar, la cremallera se iba a salir de sitio, y ella muy rápida abrió la cremallera y se colocó mi polla en su boca súper rápida.

Noté su lengua caliente empapando toda mi polla, notaba como lamía toda la polla, mientras su boca se llenaba de su saliva, le di una par de embestidas y le dije: ahora ya la conoces un poco mas, pero no podemos perder mas tiempo, mi mujer está en la terraza con tu marido y sospecharían por tanta tardanza, así que mejor esperar otra ocasión.

Lo que no sabía Ana era un par de cosas, por ejemplo, mi mujer y yo, practicamos intercambio de parejas y yo con su marido la ultima vez que estuvo en la ciudad de visita acabamos follando los 3 juntos, y la más importante, el sábado siguiente nos íbamos a una cena especial los cuatro en una fiesta privada a la que estábamos invitados y su marido lo sabía pero ella no.

Llegó el sábado en cuestión y nos vamos a esa cena-fiesta, que se celebraba en un hotel rural que hay en las cercanías de nuestra ciudad, el hotel estaba precioso, súper bien decorado y con una música ambiente que invitaba a la relajación y a la seducción.

Al entrar fuimos a registrarnos a la recepción y nos dieron cuatro llaves para una sola habitación, Ana dijo que no entendía y Luis le dijo al oído: tú déjate llevar cariño, que esto te va a encantar, mientras Pilar le acarició sus nalgas en un gesto de complicidad.

Pilar sujetó a Ana por la cintura y se adelantaron a nosotros hacia la habitación y fueron cuchicheando las dos por el pasillo. Nosotros dos íbamos detrás de ellas con una sonrisa maléfica por nuestra parte.

Yo no pude aguantar más y le dije a Luis que aquel día en la habitación su mujer me comió por dos minutos la polla, y se puso a reír, me dijo que como solo dos minutos, que porqué no me la había follado. Le dije que no, que el plan era hoy sábado, que era el día planeado para la follada múltiple y que me aguanté, aunque me costó, tenía que reconocerlo.

Llegamos a la habitación y lo único que había era una cama redonda, de unos 3 metros de diámetro, con un espejo gigante en una pared y en el techo, un baño tras un biombo, 4 botellas de cava en sendos cubiletes de hielo, flores, fruta, preservativos y el teléfono para llamar a recepción.

Pilar dijo: cenamos aquí o abajo con el resto?. Por mi no hay inconveniente en cenar abajo así vemos al resto de parejas. Ana tenía una cara de sorprendida que no se lo podía creer, estaba alucinando y dijo: A ver un momento, antes de bajar, Pilar me acaba de decir que todo esto lo habéis preparado para mí, porque vosotros tres ya habéis follado juntos todos y que hoy yo era la invitada especial, es cierto?.

Le respondió su marido que sí, y ella siguió: entonces… porqué cuatro llaves para una sola habitación?. A esto le contestó Pilar: mira cariño, somos cuatro y abajo hay 20 personas más, 10 hombres y 10 mujeres, si a ti te gusta uno o una y te apetece que participe con nosotros, solo tienes que invitarlo, por eso la llave, para que vengas tú a la habitación cuando quieras, entiendes?.

A lo que Ana dijo que sí, pero que creía que no lo haría, pero que le apetecía bajar a cenar abajo para ver al resto de invitados, aunque no se iría con ningún otro, que le daba corte decía.
 
Bajamos a cenar, cena de marisco, cava, fresas, cerezas, todo muy afrodisíaco, luego pasamos al baile, al salón contiguo y Ana me pidió que bailara con ella, por supuesto acepte, mientras mi esposa bailaba con un chico de otra mesa y Luis tomaba unas copas con otra pareja.

Mientras bailábamos, Ana me dijo que era un cabrito, que le había preparado una encerrona. Le dije que la idea surgió en el último viaje de su marido, después de un buen polvo entre él y mi mujer. En realidad la idea fue de Pilar, así Luis, sabría que tan enamorada estaba ella de él, que era como una prueba, porque ese era un tema que ya habían tratado ellos dos ( Ana y Luis ), el del intercambio, pero que ella nunca se atrevía, siempre dijo que lo haría con alguien conocido, por eso Luis, estaba seguro que no pondría ningún problema para hacerlo con nosotros.

Me preguntó que desde cuando follábamos los tres, le dije que desde el último viaje, que se lo propuse yo, después de que un día su marido y yo salimos de copas y vi que estaba dispuesto a pagar a una puta, le dije que no lo hiciera, que si necesitaba desfogarse, al llegar a casa, que esperase un momentito que cuando oyera a Pilar jadear entrara y que se pusiera con nosotros, y así lo hizo.

Mientras bailábamos mis manos iban por debajo de la ropa de Ana, le iba acariciando su cintura, su espalda, con la otra mano le fuí desabrochando su blusa, dejando sus pechos al descubierto, unas tetas duras, con unos pezones muy firmes.

Empezamos a besarnos, la notaba cada vez mas excitada y muy lentamente ella me iba metiendo la mano por dentro del pantalón. Con el baile nos íbamos desplazando muy lentamente por la sala hasta llegar a las escaleras que llevan a la habitación, subimos y abrimos la puerta, en la cama estaba Luis con Pilar, esperándonos, los dos estaban desnudos, pero sin hacer nada, estaban pendientes de nosotros.

Les dije: porqué esperasteis?.... Pilar se rió y me dijo que de esperar nada, que ella ya venía de otra habitación. Será puta pensé yo.

Frente a Luis desnudé a su mujer por completo, así estaba ella, frente a su marido, desnuda en pie frente a la cama.

Luis se levantó y le tapó los ojos con su corbata y le dijo que no se moviera y que no tuviera miedo, ella no veía nada, Pilar se acercó y empezó a besarle los pechos, le lamía los pezones, muy suavemente, mientras su marido le besaba los labios, le pasaba la lengua por encima de sus labios.

Yo abrí una botella de cava y dejé que se vaciara sobre su cabeza, bañándola en cava mientras que Luis y Pilar seguían bebiendo del cava que caía. Ella no sabía quien la estaba besando, tocando, acariciando... estaba excitadísima.

Hubo un momento que tenía 6 manos sobre ella, tocándole todo su cuerpo, sus pechos, su clítoris, su cintura, todo, no dejamos nada sin acariciar.

La colocamos sobre la cama, y ella sola sin que nadie le dijera nada, abrió sus piernas, era por un instinto, dijo que estaba en celo, que quería ser poseída toda la noche, que la follaramos sin descanso, quería ser la puta más puta de todo el mundo, y su marido le dijo que así sería, que sería la puta más grande del mundo.

Abrió sus piernas todo lo que pudo y Pilar empezó a lamerle la entrepierna, yo me coloqué sobre sus pechos, colocando mis huevos sobre su boca, empezó a succionarlos a lamerlos, yo me movía sobre su boca, su lengua se movía como loca, me lamía el ano, los huevos, todo, no dejó nada sin lamer.

Ella gemía de placer, tenía unos huevos en la boca y a Pilar comiéndole el coño como una poseída, mientras a Luis le estaba haciendo una paja. Se cambio de lugar Pilar y Luis y él empezó a follársela, mientras a mí ya me estaba comiendo la polla.

Mientras mi mujer y yo nos besábamos, tenía todo el sabor del coño de Ana en su boca y era sabroso. A mi mujer le toqué el coño y lo tenía empapado, y me dijo: me follo un cabrón como una puta cualquiera, pero nadie me hace sentir tan hembra como tú. Ella sabe que eso a mi me encanta y me excita mucho más, y así fue, me puse a embestir la garganta de Ana, me estaba follando su boca, notaba su lengua rodeando mi polla y Pilar la ayudaba con su boca también, me puse a follarme las dos bocas de esas preciosidades que tenía allí, mientras Luis seguía embistiendo a su mujer.

Ana ya había perdido la corbata y estaba empapada en sudor, soltó mi polla y empezó a besarse con Pilar, las dos juntas empezaron a jugar, Luis y yo nos retiramos a ver como jugaban ellas dos, era una visión preciosa, las dos estaban haciendo el conocido 69 de una forma magistral, las dos jugaban y retozaban juntas, se devoraban. 

Le pregunté a Luis si Ana practicaba sexo anal, me dijo que no. Le dije:pues hoy lo practicará, ya veras que si, y me levanté, mientras ella estaba con mi mujer no se dio cuenta, y me coloqué tras su espalda, empecé a lamerle, ahí me sintió y gimió mas, mi lengua empezó a lamer su ano, ella se estremecía por momentos, Pilar y yo los dos lamíamos su ano, Ana se colocó a cuatro patas, como una puta, como decía ella y empezó a mamar la polla de su marido mientras Pilar y yo seguíamos en su culo. Cada vez estaba más caliente y se dilataba más.

Mi lengua entraba cada vez más y detrás de ella Pilar jugaba con sus dedos, cada vez estaba mas dilatada, me coloqué tras ella y coloqué la punta de mi polla sobre su ano, estaba que ardía, empecé a empujar muy suave, Pilar escupía sobre su ano y mi polla con el fin de lubricar más.

Ana se paró de mamar la polla de su marido, le miró y su marido le dijo que siguiera, que disfrutara y así lo hizo, siguió con su mamada, mientras mi polla lentamente empezaba a penetrarla, notaba como su carne caliente y prieta se iba abriendo, notaba como sus músculos se tensaban por el dolor de aquella penetración.

Su marido le decía que se relajase, Pilar le acariciaba el coño mientras yo la iba penetrando. Entraron unos 3 o 4 centímetros de polla, y Pilar me dijo que embistiera, que le diera fuerte, que como buena puta aguantaría y Ana asintió con la cabeza, y así lo hice, la embestí, le metí la polla hasta el fondo de mis huevos, toda dentro de su culo, dio un grito de placer descomunal, casi le arranca la polla a su marido.

Nos quedamos quietos todos y dijo Ana: empuja más hijo de puta, fóllame más, cabrón de mierda!!!! que soy la mujer más feliz del mundo y no quiero dejar de serlo!!!.

Nos miramos todos y empezamos a reír y seguí con mis embestidas. Cambiamos de posición como 1000 veces y Luis se corrió, Pilar mi esposa se encargó del semen de Luis, le limpió la polla de una manera magistral sin dejar ni una gota y mientras seguíamos Ana y yo follando, cuando mi polla empezó a engordar más y más y Ana sintió que me iba a correr, me dijo que querría que fuera en su coño, que le llenara el coño de mi semen, para así ella después limpiarme la polla con su boca y sentir en su boca todos los jugos producidos por los dos, y así fue.

Cada vez se me ponía más dura y gorda, se inflamaba más, hasta que exploté, noté como si una manguera se soltara con toda la presión del mundo y empecé a regar el interior del coño de Ana, ella se estremeció y me apretó contra su cuerpo y empezó a gemir, estaba corriéndose ella también, nos corrimos los dos juntos.

Quedé sobre ella, notaba el temblor de sus piernas por toda la tensión acumulada y dejada escapar en ese orgasmo. Al cabo de unos minutos, ella se incorporó y empezó a lamerme la polla, a limpiarla  magistrálmente, lamió los huevos, la polla, el glande y no paraba de lamer, siguió lamiendo, por mi ano, mis piernas, me decía que lo querría lamer todo, lamer todo mi sabor, mi sudor, mi semen, sus jugos, que no podía parar de lamer y así fue, me lamió todo el cuerpo, no dejó ni una gota de sudor sobre mí.

Sabía que esa noche iba a ser genial, solo eran la 1 de la madrugada y aun quedaba mucha noche por delante. Estuvimos en el hotel hasta el domingo a las 12 del medio día... Haceros una idea de todo lo que pasó durante la noche.

Contactos reales con gente de tu ciudad:

[ PULSA AQUÍ PARA VER MÁS CONTACTOS Y REGISTRARTE GRATIS ]

 

La web de los cornudos

Sólo para adultos

   [Añadir a favoritos]

   [Recomendar esta web]

   [Envíanos tus fotos]

 

Muy Recomendado :